52585
 
  « volver
Estrenada en 2003
El Ladrón de Sonrisas
de Jorge Hayes
Grupo La Máscara
Dirección General: Marcelo Allasino
 
La obra plantea el conflicto elemental entre el bien y el mal: un ladrón de sonrisas, dedicado a sustraer la alegría de los niños, es enfrentado por un superhéroe que, con la ayuda de las pequeñas víctimas, intentará no sólo recuperar las felicidades robadas, sino también reformar al malhechor.

El único antecedente de una obra de teatro infantil producida por el Centro Cultural La Máscara tuvo lugar en 1998, cuando se puso en escena “Los Paseítos de Manuela y Miguel”. Habiendo resultado muy enriquecedora aquella experiencia, un grupo de actores nucleados en la Institución decidió profundizar su exploración en ese terreno y emprender un nuevo desafío con “El Ladrón de Sonrisas” de Jorge Hayes.

Salvo contadas excepciones, el teatro para chicos no es una manifestación a la que suelan adherir otros grupos rafaelinos; si se revisa el historial de las producciones escénicas locales se advertirá un escaso direccionamiento al público infantil. Este antecedente fue muy estimulante para el grupo cuando se decidió por esta nueva puesta, dado que coincide con el compromiso institucional de ofrecer alternativas culturales y aventurarse en espacios artísticos poco incursionados en nuestra comunidad. Otro factor movilizador fue la posibilidad de explotar un rubro teatral generalmente subvaluado, cuando se trata, en realidad, de una manifestación muy compleja y delicada.

“El Ladrón de Sonrisas” plantea el conflicto elemental entre el bien y el mal, del que se desprenden valores esenciales para la formación de los chicos. Un ladrón de sonrisas, dedicado a sustraer la alegría de los niños, es enfrentado por un superhéroe que, con la ayuda de las pequeñas víctimas, consigue no sólo recuperar las felicidades robadas, sino reformar al malhechor, suministrándole una nueva sonrisa. El delincuente aquí no es expuesto como un perdedor o un condenado, sino como un converso; lejos de ser rechazado o degradado, lejos de ser estigmatizado por su condición delictiva, es participado sin rencores del festejo final, cuando ya todos pueden reír. La propuesta admite la posibilidad de la justicia no como instrumento condenatorio y recluyente, sino formativo e integrador, y descarta la idea insolidaria y determinista que considera al malvado un individuo incapaz de regenerarse.

Luego de varias presentaciones abiertas al público en general, La Máscara ofreció funciones especiales a contingentes de alumnos de escuelas EGB y Jardines de Infantes. También llevó la obra a otros escenarios y escuelas de Rafaela y ha realizado una gira por 11 localidades de la Provincia de Santa Fe: Esperanza, Vila, Sunchales, Ceres, San Guillermo, Hersilia, San Jorge, Cañada de Gómez, Zenón Pereyra, Humberto Primo y Ataliva). Este programa de divulgación fuera de la Entidad incluyó también la visita a escuelas de distintos barrios de la ciudad de RAfaela.

Cabe agregar que El Ladrón de Sonrisas también fue presentada con notable suceso en la muestra paralela de la XIX Fiesta Nacional del Teatro que se realizó en Rafaela en abril de 2004, y resultó ganadora de la XX Fiesta Provincial de Teatro (San Jorge). En dicha ocasión, Marcela Bailetti recibió el premio a la mejor actriz y Marcelo Allasino y Cecilia Tonón resultaron premiados en el rubro mejor dirección. Además, participó en la V Fiesta Regional de Teatro (Cañada de Gómez, 2004).



Dijo la crítica:
“Si algo caracteriza la propuesta de “El Ladrón de Sonrisas”, es la lúcida desestimación de aquellos imaginarios infantiles fijados por cierta tradición escolar, por cierto mercado publicitario. Lo infantil estructura el discurso desde una atractiva permeabilidad, dando cuenta de distintos registros culturales. La historia se sostiene sobre la lucha inacabable entre el bien y el mal, reducida microscópicamente al ámbito de una plaza. Allí se enfrentan el simpático superhéroe que opera como ángel protector de los chicos y el malo, atractivo, escurridizo, actante indispensable para inocularle adrenalina a la intriga. Sentido a la intriga. Porque ¿qué hace llamativa a una historia sino el conflicto de fuerzas antagónicas que dejan de serlo en el mismo instante en que preferimos al malo? El protagonista del espectáculo (atendamos al título) es ese ladrón que atrapa las miradas de los chicos, libres, en el teatro, de la mirada coercitiva de los adultos. Lo ultra típico de las situaciones, de los personajes (estereotipos maquetados con la materia prima del cómic), de la resolución de los conflictos (el triunfo del bien y la redención del malo, que obviamente, deja de serlo) refuerzan el entramado celular de la temática del teatro infantil. Esta tipicidad canónica es inmensamente atractiva porque opera contrapuntísticamente con un trabajo de puesta en escena apoyado en la deconstrucción de los modelos reproductores de aquella estética infantil institucionalizada. Está de más decir que “El Ladrón de Sonrisas” es absolutamente recomendable. No está de más decir que el teatro es un espacio incomparable para ensayar, desde chicos, la inagotable batalla por el sentido.”
Gabriela Guibert · Revista Ben Hur (Rafaela)

“El Ladrón de Sonrisas es una puesta muy atractiva desde donde se la mire. No sólo por lo que propone desde la estética para construir un universo inaginario que intenta ajustarse a la mirada de un niño, sino fudamentalmente porque logra zambullirnos por completo, a grandes y chicos, en ese cuento de fantasía. Así, a través de una escenografía ultra prolija que recrea una plaza colmada de colores estridentes, un vestuario impecable en sus detalles y un tratamiento de luces, sonido y música que precisa los momentos de acción, expectativa, sorpresa y de romanticismo, nos involucramos es un mundo mágico sin prejuicio alguno.
Los recursos que caracterizan a toda obra infantil están explotados con lucidez. Principalmente hay que reconocer el trabajo actoral de los protagonistas, que logran divertir y ganarse la complicidad de los chicos durante toda la obra... Cada uno juega con el tono de la propia voz de manera original, en un registro claro y valiéndose de un texto simple y bien accesible, pero no por eso vacío de sentido.”
Paula Kuschnir · Diario Castellanos (Rafaela)





Centro Cultural La Máscara
ACTUALMENTE EN REPERTORIO
Constitución 250.TEL-FAX +54 3492 503222. CP 2300, Rafaela. Santa Fe. Argentina. SALA SUBSIDIADA POR EL INT.
Desarrollado Por KINEXO